viernes, 19 de abril de 2013

El principio del universo


La historia es de sobra conocida. A finales de la década de 1920, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble hizo un descubrimiento que revolucionó nuestra visión del universo. Las galaxias no estaban quietas, como se pensaba hasta entonces, sino que se estaban apartando unas de otras. Y cuanto mayor fuese la distancia entre ellas, más rápido se separaban. Hubble concluyó que el propio Universo el que se expandía, arrastrando a las galaxias consigo, como un enorme globo que se hincha.

Un Universo en expansión habría sido en el pasado muy distinto de cómo es ahora. Si se pudiera dar marcha atrás en el tiempo y rebobinar la “película” de su expansión, el Universo empezaría a contraerse. Las galaxias se acercarían unas a otras y las distancias entre ellas se harían cada vez más pequeñas. En algún momento hace muchísimo tiempo (unos 13.700 millones de años), el Universo entero habría estado comprimido en un espacio minúsculo. Entonces se habría producido una catastrófica explosión, conocida como Big Bang, que habría iniciado la expansión de los ingredientes básicos que luego acabarían formando el Universo tal y como hoy lo conocemos.

Los detalles de cómo se produjo esta expansión, sin embargo, todavía no están claros. Desde hace décadas, los físicos intentan recrear en el laboratorio lo que ocurrió en los instantes posteriores al Big Bang. Esto es lo que nos explica en este vídeo, de una manera muy clara y sencilla, el científico del CERN Tom Whyntie. Y lo consigue en solo tres minutos, lo que tiene más mérito.

NOTA: Esta entrada participa en la XLI Edición del Carnaval de la Física que organiza en esta ocasión el blog El Factor Ciencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada